Frente al espejo

Tuvo miedo y no era el último de todos los miedos; era el primer de muchos espantos, de visitas surreales a su mente compresa por el peso imaginante de seres dichos desde su propia boca. Dijo para sí su propio nombre.

Pasó el tiempo, se fue deslizando en la forma de un rayo de luz que avanzaba, imperceptible, del suelo hacia la oscuridad tímida del crepúsculo. Era más tarde, era tarde sin el tiempo, era momento del sueño, donde simplemente no existe Cronos, ni lógica que se le asemeje.

El árbol estaba de pie, mecido por un suave viento sur, se le veía junto a otros árboles igual de inmensos. Yo estaba en la sala de algún cuarto viejo; afuera, se veía la brisa de la tarde urbana seguir al chico de la bicicleta. Decidí salir, abrí la puerta y vi que la última lápida del cementerio estaba sola y triste.

Era más tarde que nunca.

Anuncios

About neggfre

Creo en mi gente humilde, busco en sus miradas la historia mía; Pienso en el árbol, los ríos y en otras formas de vida que me ilustran la inmensidad de la naturaleza.
Esta entrada fue publicada en la sombra de las hormigas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s