El enésimo suicidio de mi Antonio Machado

I
Descubro mis ánclas:
desnuda,
sobre el ancestro metal caluroso,
quien las forja,
Jade Azul se proyecta.

II
Un altar para rezar,
para que una noche vuelva,
donde no hay pájaros
donde no hay poesía
sino rutinarias casas viejas.

III
Desilándome,
temeroso del disparo crepúsculo
haciéndome bandada de pájaros
vencido en las piedras,
sobre el corredor que dejaron mis pasos.

IV
A veces el futuro se encuentra en la foto antigua
en algún lugar del pasado,
en la vieja llave y su cerrojo
donde hay un camino que dejamos abandonado.

Anuncios

About neggfre

Creo en mi gente humilde, busco en sus miradas la historia mía; Pienso en el árbol, los ríos y en otras formas de vida que me ilustran la inmensidad de la naturaleza.
Esta entrada fue publicada en Versos bajo La Luna. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s