Los amantes

No se oculte el corage, del amor, cuando los días pesen sobre los labios secos. Si acaso una voz se oculta, si acaso el alma calla su sentir, no falte el niño o la niña para volver corriendo, con lágrima alegre, al juego del amor.

Si acaso el amor es de un tono y ha perdido su espejo estrellado en el universo de los ojos, corra el amor al pasado, asido fiel al consejo de la melancolía.

Si en cambio, el espejo está roto en lágrimas, por causa de nuestras manos, anda al río a llorar, hasta que La Luna y su brillo renueven su imagen perdida en nuestros rostros humanos.

El amor vive en lágrimas y en los espejos. Los espejos son de arena hallada en playas silentes, de llantos musitadas las horas, breves átrios de la mar, donde la sal se sabe en todos los sabores, como se halla en todas las lágrimas, de toda alma, que frente a la inmensidad del amor al amor espera.

De las lágrimas nacerá un nuevo espejo, madurado a luz de Sol y de estrellas. Y el amor, que habita en lágrimas, será como siempre fue, pero nunca más será el mismo.

Anuncios

About neggfre

Creo en mi gente humilde, busco en sus miradas la historia mía; Pienso en el árbol, los ríos y en otras formas de vida que me ilustran la inmensidad de la naturaleza.
Esta entrada fue publicada en la sombra de las hormigas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s