Con los ojos cerrados

Desde mi locura te invoco.
Paso a paso,
bajo la luna del Valle de las Hamacas,
en el amor, que es camino,
desde el verde y moribundo paisaje,
desde el viejo Cuscatlán,
amor, te invoco.

Voy a tus hojas,
a respirarte,
a besar tu aliento,
a encontrar tu pequeña muerte
y anudarla a la mía.

Yo, no sé cómo decir tu nombre.
Lo intento, sí:
con luciérnagas, estrellas de la oscura noche
sino grillos, alabanzas al silencio;
con la punta de los dedos, soplo del viento rumorado;
con las hojas caídas, los pétalos saludando;
con los besos del recuerdo besando mis lágrimas.

No sé.
Debo Heraclitarme,
decirme llama vagabunda,
Tohil,
partir para ver tus ojos,
soledad,
para verte, y yo
cual velero cruzando otros mares
mirarte.

Desde mi locura,
Soledad,
llanura de la nostalgia,
te invoco;
te invoco,
con grito de pájaro,
con la ancestral mirada de los viejos felinos mayores
te invoco
Soledad amada.

Soledad, con tus ojos cerrados vení,
sembrá en mis ojos tu mirada
y abrázame ahora que te llamo.

Anuncios

About neggfre

Creo en mi gente humilde, busco en sus miradas la historia mía; Pienso en el árbol, los ríos y en otras formas de vida que me ilustran la inmensidad de la naturaleza.
Esta entrada fue publicada en Adeitopía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s