Madre Naturaleza

En la montaña se escuchó un demente estallido diciéndose grito y luego espantoso silencio. Eco o la tos de algunas rocas mareadas por la explosión, que aún agonizaban cayendo, se escuchaban rodando por los versos inquietos de los barrancos desprotegidos.
La métrica de la locura lo ensordecía todo y se despedía silbando como un hilo sonoro tan delgado como el viento.
Se escuchaba la locura rompiendo las rocas, tirándolo todo, diciéndose grito y luego, una vez más, el espantoso silencio entre los matorrales. Luego quedaba la piel y el alma herida. Los pájaros y otros animales parecían la sangre, las lágrimas de los bosques. Triste montaña. Su verde vestido quedó rasgado. Fue violada la montaña, violada por las máquinas que buscaban el oro.

Anuncios

About neggfre

Creo en mi gente humilde, busco en sus miradas la historia mía; Pienso en el árbol, los ríos y en otras formas de vida que me ilustran la inmensidad de la naturaleza.
Esta entrada fue publicada en Adeitopía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s