Andrés caminamundo paró

Borracho. Sus breves quejidos lo definían todo. Andando de pie y apoyado entre las paredes de las calles viejas del San Salvador nocturno apretaba su mano contra su abdomen. Al fondo una rockola desvestía los gritos de apasionados bebedores enamorados de recuerdos imposibles y distantes en el tiempo. El semáforo cerró sus párpados deteniéndolo todo. Andrés caminamundo por  enésima y última vez se olvidó de sí mismo.

Anuncios

About neggfre

Creo en mi gente humilde, busco en sus miradas la historia mía; Pienso en el árbol, los ríos y en otras formas de vida que me ilustran la inmensidad de la naturaleza.
Esta entrada fue publicada en la sombra de las hormigas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s