Jardines

Si los cuerpos de los ahorcados florecieran
las manos del indígena Ama,
pequeñas llamas,
serían epífitas
colgadas al árbol.

Si los fusilados florecieran
así, como lo hacen las flores urbanas
Roque sería de esas que crecen pariéndose a sí mismas
entre las rendijas vaginales de las paredes.

Si los desaparecidos florecieran,
como flor del zacate, anís o veraneras
como orégano o clavo
como gradiolas o tulipanes,
serían morada de la abeja y de su dulce obraje.

Si las manos mutiladas florecieran,
si así lo hicieran
las sembradas junto al grito
y a su aliento mancillado,
no existieran cementerios clandestinos
sino jardines saludando
como anhelo de decir un te quiero prolongado,
y agitados los pétalos de las manos
veríamos el ritual de los imaginados, en despedida,
alegres, así como fue su deseo.

Anuncios

About neggfre

Creo en mi gente humilde, busco en sus miradas la historia mía; Pienso en el árbol, los ríos y en otras formas de vida que me ilustran la inmensidad de la naturaleza.
Esta entrada fue publicada en Versos bajo La Luna. Guarda el enlace permanente.

6 Responses to Jardines

  1. giralunaas dice:

    Ufff que hermoso , que intenso…. confieso que mientras leía me parecía escuchar música desde el fondo combinado con el sonido de un corazón palpitando ……Hermoso poema , felicidades y gracias por regalarlo en estos espacios.

  2. Me encanto, fue un gran placer bajar mi vuelo en tu encantador hogar literario, gracias por tu visita, que nuestro Padre te bendiga la vida junto a los que amas.

    Mil abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s