El amigo del papá del finado

El Silent mató al Spider,
– la mano se echa en los güevos–,
al Toño de la Marta,
al seca leche vos,
al más morro de todas las almas que ahí corrieron
escondiéndose ayer
de las ciencias exactas y duras,
aplicadas a la industria del miedo
y de los uni-formes;
pobrecito ese loco,
– en los güevos, se echa la mano–,
a ese bicho le brillaban los ojos,
no era amigo mío pero…
los escotes,
bajar las almendras a puras pedradas
la tierra blanca en la cara, en las manos y en los ojos,
hoyo güimba, toque güimba,
el que se corra es culero,
que agarre mil…
cuando niño jugué con su tata.
Doce años tiene este malilla,
mentecilla curtido de aguantar verga en la calle,
quien no lo conoce, se va con él;
doce, ya sin tenerlos, el hijo del otro aquel.
Pobrecito.
¿Cómo no?,
si bien bolo venía el otro,
con cara de guardia y el mazo pavon
y puesí, uno presiente lo malo que viene;
además, ayer en la noche,
pasadas las doce,
estuvo cantando la aurora,
allá en el palo de arrayán
aquel.

Anuncios

About neggfre

Creo en mi gente humilde, busco en sus miradas la historia mía; Pienso en el árbol, los ríos y en otras formas de vida que me ilustran la inmensidad de la naturaleza.
Esta entrada fue publicada en la sombra de las hormigas. Guarda el enlace permanente.

One Response to El amigo del papá del finado

  1. giraluna dice:

    “estuvo cantando la aurora” …
    Abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s