Amor patológico: país de mierda

Te voy a cobrar toda el hambre aprendida,
que nunca tuve,
sino hasta pasado mañana.

Te debo mi mano izquierda,
su raíz en mi pecho,
su caricia y aún, sus botones.

Aún espero la fragancia líquida
rondar los labios de las flores
donde las abejas bailan.

Aún espero que sane esta poesía,
que sane su sana locura,
que vuelva el espanto a su funda
que todo se diga de nuevo
y sea la noche, noche
el árbol, árbol
el bosque, bosque
el pájaro, pájaro
la aurora, también pájaro
El Mozote, El Mozote
la muerte, vejez merecida
los maizales, canciones
los besos, besos
Mi abuela, una ceiba infinita
mi madre, la madrugada
mi padre, un beso esperado
mi familia, una constelación
la picardía, inocencia
mi amor, amor
Romero, Romero
mi casa, un gato o un baile en el mes de Noviembre…
Aún espero que esta tierra tropiece
con el amate en luciérnaga, allá en la ciudad,
con grillos ruidosos
y el grito del sapo en plena Zacamil;
aún espero promesa,
sudor corriendo del maizal a otros mares.

Anuncios

About neggfre

Creo en mi gente humilde, busco en sus miradas la historia mía; Pienso en el árbol, los ríos y en otras formas de vida que me ilustran la inmensidad de la naturaleza.
Esta entrada fue publicada en la sombra de las hormigas. Guarda el enlace permanente.

One Response to Amor patológico: país de mierda

  1. giraluna dice:

    Un grito en piezas ….
    ¡Qué hermoso!
    Dedicable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s