La fe de Dios: la realidad

Qué lindo es Dios:
se arrodilla tras de mí
porque me teme;
como si yo,
un simple animal,
fuese el único animal que conocen
y han nombrado entre sí los dioses.

Qué hermoso es mi Dios,
yo mismo lo cree para mí;
No soy como las demás gentes,
que creen en lo que no conocen, que no hicieron por sí mismos,
porque de su mente es dueña un ser imaginado que no existe
y que existe más que ellas.

Esto me hace sentir,
al miran lo diminuto en la realidad refleja,
cuando el ser en el espejo me mira
desde ese fondo,
con blasfemia y enojo,
pero con temor y el orgullo rendido
y me rezan y llevan flores,
como nosotros a los santos, más grande que todo,
pero menos que la naturaleza;

Se imaginan todo desde el fondo,
mirar desde el espejo y ver a Dios
rogándome a mí
por algún milagro de realidad.

Anuncios

About neggfre

Creo en mi gente humilde, busco en sus miradas la historia mía; Pienso en el árbol, los ríos y en otras formas de vida que me ilustran la inmensidad de la naturaleza.
Esta entrada fue publicada en la sombra de las hormigas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s