El Sol sobre las aguas

Vas a pensar que no existo;
que del tenue rayo de olvido,
que entró por las rendijas de enero,
germinó luminosa la piel de tu ausencia
y el rostro alegre que conocías
se acostumbró a otras cegueras.

Vas decir que esto soy.
Que soy el sabor del trago,
una mirada sin prisa
que predica de sí los escombros
como santo evangelio.

Quizá tu voz me llama
y se oculta,
aparece en los telares
de palabras nocturnas
tejidas al tacto, término medio,
ahora puñaladas al placer
del puro de silencio.

Digamos que llegó la desilusión a la creatividad,
que sé decir amor y no grillo,
y que se halla acostumbrada la fragancia más a mi piel
que sabe a nada.

Digamos que ya no canto…
fumo canciones.

Anuncios

About neggfre

Creo en mi gente humilde, busco en sus miradas la historia mía; Pienso en el árbol, los ríos y en otras formas de vida que me ilustran la inmensidad de la naturaleza.
Esta entrada fue publicada en la sombra de las hormigas. Guarda el enlace permanente.

5 Responses to El Sol sobre las aguas

  1. meim0 dice:

    Reblogueó esto en Sin banderay comentado:
    como me gusta deslizarme por tus preciosas y preciadas palabras
    y que las compartas… en mis silencios siembras luces y sombras, notas de música y esperanzas…

  2. lamariposavioleta dice:

    Muchas Gracias por compartir este poema.

    Pat

  3. Pingback: El Sol sobre las aguas [295] | Sin bandera

  4. neggfre dice:

    Saludos, muchos abrazos. Gracias por venir hasta este lugar y leer un poco de mí. Abrazos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s