Aquella primera batalla

Mi primer conflicto con la ley fue a muy temprana edad. Desde ese tiempo sentí mi negación a las instituciones del Estado moderno, pero no solamente sentí mi amplia negación sino también el poder de enfrentarme a enemigos superiores en fuerza y número.

En la unidad de salud de Mejicanos, cerca de mi casa, descubrí mi asombroso poder al enfrentarme a dos enfermeras, dos ordenanzas y un metido. Tenía menos de seis años para entonces y pese a que fui vencido, por los agentes terroristas del Estado burgués, pude crear una crisis dentro del sistema de salud pública que duró por lo menos 15 minutos, traducidos en jalones y patadas azarosas contra cualquiera que quisiera pinchar mis brazos.

Anuncios

About neggfre

Creo en mi gente humilde, busco en sus miradas la historia mía; Pienso en el árbol, los ríos y en otras formas de vida que me ilustran la inmensidad de la naturaleza.
Esta entrada fue publicada en la sombra de las hormigas. Guarda el enlace permanente.

One Response to Aquella primera batalla

  1. Ahnira Sang dice:

    Y así, surgió un nuevo pensamiento revolucionario~…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s