El animal

Yo no sé si
las cosas existen porque están ahí,
lejos,
o por mi culpa natural.

La felicidad desaparece por completo,
se oculta de mí para siempre
y aúlla en la lejanía más cercana.

Veo mis extremidades confusas,
antinaturales,
que se juntan y no pueden conmigo
y me botan al suelo
con su cara amenazante
llena de valores tan de mí, el animal.

Que no me quieren, que uno es malo, que es delincuente preparado,
y yo que me oculto en la luz
sacrificadamente, para complacer a los gustos
sin ningún aplauso por tanta valentía, tantos buenos sueltos por ahí:
entrar a cualquier parte donde halla luz
y salir lleno de ella…
Una gloriosa azaña, naturalmente.

Entrar a la noche manifiesta ya sin luz ni nada
nos hace aparecer en todas partes
llenos de oscuridad
y amamos la luz de verdad
y no hablamos de ella,
sabemos que la necesitamos para siempre.

Anuncios

About neggfre

Creo en mi gente humilde, busco en sus miradas la historia mía; Pienso en el árbol, los ríos y en otras formas de vida que me ilustran la inmensidad de la naturaleza.
Esta entrada fue publicada en la sombra de las hormigas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s