La quebrada de los pájaros gritones

Mañana quizá llueva. Me haré vestir las hojas que antes cayeron tendidas, al paso remolino del viento. Haré vestir mis pies, del lodo sagrado de andar tan lejos, en la honda quebrada y sus ruidos, pasadas las seis de la tarde, en el tiempo de los pájaros gritones.
Quizá me arrepienta de no dar otro paso, de hacerme pequeño durante el ocaso, cual vago y dueño del mundo, por sentir miedo de volver a casa y dejarlo todo. El todo preparado con su bien:
listo el café, el pan y los frijoles. La tenue silueta que nos encadena alegremente a la nada.
Llegué invisible al hogar y a su grillo, entré a la cama y fingí ser nadie. Dejé de existir. Sé, que siempre vale la pena quedarse lejos un rato más o huir para siempre, porque nunca más se vuelve a sentir el miedo de poder volar.

Anuncios

About neggfre

Creo en mi gente humilde, busco en sus miradas la historia mía; Pienso en el árbol, los ríos y en otras formas de vida que me ilustran la inmensidad de la naturaleza.
Esta entrada fue publicada en Adeitopía, la sombra de las hormigas. Guarda el enlace permanente.

One Response to La quebrada de los pájaros gritones

  1. giraluna dice:

    como una fina nostalgia…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s