Temporal

I
Llueve.
La hoja parpadea y llora;
No tiene consuelo aquel árbol,
no tiene consuelo la milpa,
no tienen consuelo estos días,
solitarios, sin las aves nocturnas
que ya no existen.

II
Llueve. En los caminos se puede ver aquel líquido, venido del cielo o del árbol, en piedra tallada o casi charco, dispuesto a la sed del paisaje y a todos los que ahí vivimos; Para beber, solo se apartan las hojas, se hace a un lado la carga y con equilibrio…uno se acurruca, inclina el rostro al espejo, se hacen raíces los brazos y casi como dar un beso se pega un sorbo a la esencia del ojo de agua en invierno.

III
Llueve.
Las gotas que caen,
desde el ala del sombrero
del viejo alto,
manco,
tierno,
caen al perro…
él también cruzó el río
y ya está aquí
bajo el techo ahumado.

Anuncios

About neggfre

Creo en mi gente humilde, busco en sus miradas la historia mía; Pienso en el árbol, los ríos y en otras formas de vida que me ilustran la inmensidad de la naturaleza.
Esta entrada fue publicada en la sombra de las hormigas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s